Valen Madres

No hay peor ofensa para un mexicano que insultar a su madre, pero al mismo tiempo, cuando a algo no tiene valor, vale madres. Esta ambivalencia lingüística mexicana nos ha llevado a explorar, de la mano de Octavio Paz, la historia completa de nuestra cultura en búsqueda de respuestas. La economía y las cuentas nacionales, nos ofrecen una guía en este laberinto.

La semana pasada –en plena semana mayor para las madres– INEGI presentó un estudio sobre la cuenta satélite del trabajo no remunerado en los hogares, en el que se calculó el valor económico de las labores domésticas. Así, se logró determinar que en 2011, los quehaceres tuvieron un valor de 3.1 billones de pesos, lo que equivale al 22% del Producto Interno Bruto.

Dimensionemos la cifra: si se pagaran a valor de mercado todas las horas de trabajo en el hogar, se utilizarían uno de cada cinco pesos de la economía. Esto equivale a 1.25 veces el PIB de Noruega o 1.8 veces el de Finlandia. Monetizar las labores del hogar, aportaría 1.3 veces lo producido por el sector minero y de la construcción juntos, y 6.5 veces la totalidad de las actividades primarias.
Por este motivo, no es trivial que la repartición de las labores del hogar sea especialmente desigual en México: de cada 10 horas de trabajo en el hogar, 8 son realizadas por mujeres. Esto hace que, a lo largo de un año, una mujer produzca bienes y servicios para su casa con un valor de 43 mil pesos cuando es del 40% más pobre, 51 mil cuando hay un niño menor de seis años en el hogar y 54 mil cuando es cónyuge del jefe del hogar.

Esta injusta distribución de las actividades domésticas tiene un claro reflejo en1323864545682 el mercado laboral: mientras que 8 de cada 10 hombres cuentan con un trabajo remunerado, sólo 4 de cada 10 mujeres lo tienen. En jóvenes la situación empeora: por cada varón que no trabaja ni estudia, hay tres mujeres en esa situación; el gran misterio de los ninis queda resuelto cuando analizamos el problema con una perspectiva de género.

Escapando de la empalagosa cubierta, el día de las madres contiene un peligroso refuerzo a los roles sociales que justifican esta desigual distribución de las tareas domésticas. En pleno siglo XXI, cuidar, educar y ver crecer a un hijo, ya no es cosa de una señora (señora, señora), sino un derecho, una obligación y una de las más grandes experiencias que puede tener cualquier ser humano.

Si no logramos cambiar ese paradigma, seguiremos con padres desempleados que dedican menos tiempo en el cuidado de los hijos que madres con empleo. Al ritmo que vamos, tardaríamos alrededor de 65 años para que la distribución de las actividades del hogar, se hiciera de forma equitativa. La OCDE nos advierte que, en caso de no corregir esa tendencia, podemos perder hasta 25 millones de personas dentro de la fuerza laboral para el año 2030.

La filología de la madre mexicana refleja su posición social: en lo particular, mi madre es lo más valioso porque significa la clave de mi supervivencia, salud y desarrollo; en cambio, cuando hablamos de las madres en general, su valor social no es reconocido, es casi nulo. Hoy en día, “con mi madre no te metas porque vales madres” es una oración que tiene congruencia semántica y  sentido económico. Estamos a tiempo de cambiarlo.

Hace más de sesenta años, Octavio Paz afirmaba que la Revolución mexicana nos planteó por primera vez la urgencia de inventar nuestro futuro. Al hablar sobre la inteligencia mexicana remataba diciendo que “la Historia universal ya es tarea común. Y nuestro laberinto, el de todos los hombres”. Ahora sabemos que no sólo es tarea de los hombres, sino también de todas las mujeres, y que en su inclusión está una de las pistas para la salir de él.

El documento de INEGI, lo pueden consultar en: http://www.inegi.org.mx/prod_serv/contenidos/espanol/bvinegi/productos/derivada/cuentas/trab_no_remune/2007-2011/cstnrhm07_11.pdf
Una presentación útil de la OCDE sobre el tema es: http://www.oecd.org/centrodemexico/medios/Gender%20Equality%20-%20Mexico%20-%20December%202012%20(Gabriela%20Ramos)%20(3).pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s