Mujeres: Dense su lugar.

577986_430283137057795_1957865541_n

No puedo evitar pensar que tal vez si los cromosomas supieran todo lo que se decide para una persona en el preciso instante en el que ellos se resuelven entre un XX o un XY, se burlarían de nosotros. Desde antes de nacer, cuando el doctor le comunica a nuestra madre “es niña” o “es varón”, comenzamos a cargar con los roles de género que nos impone la sociedad. Decisiones como la orientación sexual o inclusive nuestra carrera profesional, se ven influenciadas por ese momento.

Desde que era pequeña, como con toda niña norteña, comenzó mi adoctrinamiento. Las niñas no juegan nunca con los niños, no se dejan ver en demasiadas fiestas, deben darse a respetar y llegar antes de las 12. Sobre todo, mi abue decía, una señorita siempre debe darse su lugar como mujer. Yo no sabía dónde era ese lugar del que hablaba mi abuela.

Es curioso, pero fechas como el día de la mujer me hacen recodar por qué mi rechazo al feminismo me convirtió precisamente en feminista. En mis ganas de contrariar a este movimiento que a veces me parecía meramente estético y carente de una verdadera lucha por derechos, me encontré con escuelas del movimiento feminista que reivindican a la mujer, no por el hecho de haber nacido biológicamente diferentes al hombre, sino por el hecho de haber nacido humanos.

El feminismo está hoy en un punto en el que debe renovarse, cambiar el discurso infructuoso del lenguaje de género y comenzar a generar políticas públicas que tengan incidencia real en los retos que se pretenden conquistar. Entender, que el feminicidio es un atentado contra la ciencia penal, que las X’s y las @’s en el terreno de derechos nada significan, y al contrario, son sólo incorrecciones ortográficas.

Aún quedan muchos tabús por desmentir y demasiado por aprender. Debemos dejar de cargar y de tratar de imponer los roles a los que nosotras mismas hemos sido sujetas. Así como debemos enseñar que el disponer libremente de nuestros cuerpos no nos convierte en “putas” o que ser “prostitutas” no nos convierte en algo malo; debemos entender que los espacios los debemos ganar por nuestras capacidades, no por nuestro sexo. Porque una mujer merece ser secretaria de Estado, o diputada, o gobernadora por ser capaz, no por cumplir con una cuota de género, no por haber nacido mujer.

Hoy, algunos años después y en tierras más chilangas, creo que comienzo a entender dónde es ese lugar del que mi abuela hablaba. Mi lugar como mujer ya no cabe en los prejuicios moralinos con los que intentaron aleccionarme, pero tampoco cabe en las dádivas que se pretenden disfrazar de derechos. Si por alguna casualidad estadística, nos tocó nacer mujeres, nuestro lugar debe estar en _____________ (insertar libremente el lugar que se desee).

Alejandra Sosa
@nievemandarina

Anuncios

2 pensamientos en “Mujeres: Dense su lugar.

  1. “Dense su lugar”, creo que mi lugar está en donde me sienta feliz, contenta de ser ser la mujer que soy, con libertad de pensamiento y acción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s