Espejismo

« Los hombres hacen su historia aunque no saben la historia que hacen », Raymond Aron.

Los años 2011 y 2012 fueron marcados por movimientos sociales en varias partes del mundo. Tras la llamada primavera árabe nacieron otras que se reclamaron como tal: en España, Estados Unidos, Inglaterra y México, cada una con su mensaje.

Aunque bastante diferentes por sus orígenes, sus formas, sus metas y sus logros, podríamos dibujar una clasificación de estos movimientos: 1. los que exigieron más libertades a Estados demasiado autoritarios y opacos (países Arabes); 2. los que reclamaron más igualdad en oposición a un sistema económico y político que aumentó las desigualdades en un periodo de crisis sin precedente (Estados Unidos, España e Inglaterra). Con razón me dirán : ¿Y México? Para mí, el movimiento #YoSoy132 estuvo entre los dos, por el tipo del sistema político mexicano, es decir una democracia con dejos de autoritarismo y por un sistema económico poco igualitario.

Dentro de estos movimientos heterogéneos algunos desembocaron en revoluciones y otros siguieron siendo simples movimientos de protesta social. ¿Por qué? ¿Cuál fue el detalle que permitió a unos convertirse en revoluciones?

Como bien lo dijo Lenin, las revoluciones requieren situaciones revolucionarias pero no todas las situaciones revolucionarias producen revoluciones.

Los gobiernos del segundo grupo enfrentaron una situación crítica que pretendían ignorar; tomando la imagen de Slavoj Zizek, un filósofo esloveno: un gato de caricatura que llega al borde de un precipicio, pero que sigue andando, sin saber que ya no tiene suelo bajo sus pies y que no se cae hasta que descubra el abismo debajo.

Las protestas sociales en estos países nacieron  para transmitir un mensaje claro y concreto: ¡Cuidado con las instituciones financieras!, ¡Ojo con el gran capitalismo!, ¡No olviden a su pueblo! Los manifestantes buscaron recordar a estos gobiernos que deben mirar hacia abajo antes de que sea demasiado tarde, antes que caigan en el precipicio de la crisis económica, de la desmantelación del tejido social y de la pauperización del pueblo. ¿Se podría considerar que crearon una situación revolucionaria ? Yo lo dudo.

Aunque los Indignados y Occupy Wall Street intentaron reivindicar un mensaje mucho más retador, a saber el fin del sistema capitalista, las condiciones no estuvieron dadas para que las sociedades enteras se levantaran y pelearan contra este «diabólico capitalismo». ¿Cuál o cuáles elemento(s) faltó/aron? Aún no encuentro la respuesta.

El movimiento #YoSoy132 ha suscitado más mi atención. Después del Movimiento por la paz, expresando su « Ya basta » con la política de seguridad del ex Presidente Calderón, pensé por un momento que era la chispa que necesitaba el pueblo Mexicano para rebelarse. Pero no pasó. No inició o no acabó. Como ustedes quieran. No obstante, sigo creyendo que todos los elementos que constituyen una situación revolucionaria estaban, y están, reunidos en este país.

¿Cuál fue la diferencia con las llamadas « revoluciones árabes»? ¿Por qué uno amainó poco a poco, a pesar de que traía también ideas de liberación de la sociedad, mientras que el otro fue el principio de un fin que todavía desconocemos? ¿Cuándo la situación revolucionaria presente en México se convertirá en una revolución? ¿Lo hará algún día?

Quizás no hay situación revolucionaria. Quizás, como si fuera un espejismo, veo lo que me gustaría ver. Por eso, sigo esperando saber que historia están haciendo los mexicanos, que historia estamos haciendo.

espejismo

Anuncios

Un pensamiento en “Espejismo

  1. Definitivamente no comparto su opinión respecto al 132, ni al supuesto momento revolucionario que tuvo o tiene México para generar una revolución. Me parece qque es cierto están viendo lo que quieren ver que no necesariamente es la realidad, en los lugares mencionados existían y aún existen las condiciones y situaciones por las cuales protestar pero al nivel de un grito o mejor dicho un estallido social, en México lo que se requiere es solo ponerse las pilas, defender al país y sus instituciones, mejorarlas al máximo posible, pero también alentar que desaparezca la indiferencia, la corrupción, la holganza y tantas otras situaciones que como modernos jinetes del apocalipsis mexicano se ciernen como amenzas para todos los mexicanos, pero no son situaciones equiparables a las que lamentablemente viven en otras latitudes del orbe, en México aún podría vivir más de uno sin hacer nada, simplemente como una rémora y si no vean en los sitios en donde recientemente han trabajado y veran que son demasiadas rémoras para muy pocos tiburones, y ESO ES LO QUE HAY QUE CAMBIAR y eso se cambia con conciencia social personal no con revoluciones. disculpen pero tal es mi opinión.. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s