Y sin embargo…

El sábado pasado desperté, y ya tenía nuevo presidente. Tras vivir seis años de violencia, esto debería ser esperanzador para mí; sin embargo no creo haber sido la única persona que no lo pudo vivir así. Sabía, de antemano, que habría manifestaciones ese día en San Lázaro, sabía que se podían desatar agresiones; pero nunca imaginé despertar con ese escenario.

Había escrito ya la semana pasada, sobre la importancia de no limitar nuestra protesta a marchas y manifestaciones. No pensé que el escenario sería peor de lo que imaginé.

Pude identificar en varias de las fotos a algunos amigos de mi facultad y otros compañeros que me han acompañado en la protesta. Los he escuchado muchas veces hablar sobre como transformar el sistema, “impedir la represión”. No imaginé que los vería manifestándose contra la “imposición” de esta manera.

“Toma esto, maldito teléfono represor” “¿Qué dices, Hemiciclo? ¡No! Ningún respeto al derecho ajeno es la paz… ahora te pintaré para que no andes imponiendo a Peña.” “Estúpidos Vidrios, fascistas ¿También compraron tu voto? ¡PUM! ¡TRASH! Para que aprendas a no andar vendiendo nuestra democracia.”

No, jamás equipararé la integridad de un edificio, a la integridad humana. Me parece enteramente reprobable la forma en la que reaccionaron las autoridades. El cerco a San Lázaro fue una medida, desde el inicio represiva. Sí, y yo tampoco entiendo el linchamiento masivo que se pretende hacer contra ellos. La ciudadanía, escribiendo en redes sociales que ojalá y los hubieran golpeado más, para que “aprendan”. No comprendo a quienes se indignaron con@132ITAM por pedir asistencia jurídica para los detenidos. ¿Qué? ¿Ellos ya no tienen derecho a un debido proceso? Se debe tratar de justicia, no de venganza.

Escribo hoy, no para condenar ni para linchar. Porque entiendo que la violencia no surge de la nada. Al igual que ustedes, viví un proceso electoral que me dejó en la boca un sabor a falta de democracia real. Me duele ver como dejaron mi ciudad, pero les acompaño en el descontento, en la frustración, en el hartazgo.

Y sin embargo, ¿Hasta cuándo, compañeros? Hace unos meses los medios hablaban de una “Primavera mexicana”. Hoy, me parece impensable equiparar las flores y pancartas que acompañaron a Praga, con  palos y bombas molotov. Mientras muchos de ustedes se encontraban enfrentándose en el Centro Histórico, Enrique Peña anunciaba los ejes principales que regirán su gobierno. Paradigmas, con los que viviremos los próximos 6 años, los cuales deberemos conocer, analizar; y en su caso, criticar, para poder transformarlos y con ellos nuestra realidad.

¿Cómo manifestaremos los próximos 6 años nuestras exigencias? ¿Con vandalismo, o con propuestas? Es sin duda muy fácil salir a las calles a hacer pintas el primer día de gobierno, lo difícil va a ser mantenernos como un contrapeso real a lo largo del sexenio.

y sin embargo 03122012, inverna ideas, invernaideas, toma de posesión de peña nieto, EPN, represión, falta de democracia, Hasta cuando compañeros, actos violentos en df

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s