AGRICULTORES DEL BALÓN

Agricultores del balón.

Como lo hemos platicado en este espacio, soy fanático del futbol. Desde hace unos años lo único que contrarresta mis pésimos hábitos alimenticios y mis diversas adicciones, es mi pasión por anotar goles. No soy muy buen jugador, pero eso sí, juego con mucha pasión. Haciendo memoria, ya han pasado más de siete años desde que volví a jugar futbol en Teoloyucan, Estado de México.

Aquella liga, ubicada por la salida a Querétaro, a diferencia de la mayoría de las canchas de futbol amateur, tiene medidas profesionales, está perfectamente empastada, tiene las bandas muy bien marcadas y las redes en las porterías no tienen hoyos. De lo mejor que hay si no eres un talentoso jugador al que le pagan por jugar.

Resulta que la zona donde se encuentran los campos hasta hace algunos años era zona ejidal, dedicada al cultivo de maíz y el ganado menor (cerdos, ovejas, pollos y guajolotes). Como casi todas las áreas rurales, los campesinos de la zona sufrían de grandes problemas para colocar sus cosechas, emigración constante de su población y nula capacidad de inversión; practicamente subsistían gracias al autoconsumo y usaban sus pocos excedentes para cubrir los gastos mínimos de una familia rural en un entorno urbano.

Eran pobres (pobreza de capacidades según la metodología del CONEVAL), hasta que cansados de su situación dieron un giro radical: sustituyeron los maizales por grandes pastíos, la coa por el silbato, el arado por la tarjeta roja y los fertilizantes por la cal para marcar el tiro de esquina.

Los ejidatarios de aquellas zonas antes pobres, ahora andan en camionetas pick-up transportando sus marranos y ovejas a los puestos de carnitas y barbacoa de Cuautitlán. Diversificaron sus actividades, aumentaron su productividad y gracias a eso, lograron salir de su precaria situación. Enhorabuena.

Este cambio de actividad productiva no sorprende si recordamos que en México, para 2010, el 13.7% de la fuerza laboral se empleó en actividades del sector primario, pero sólo produjo el 3.9% del Producto Interno Bruto del país. En contraste, el sector servicios (que empleó al 62.9% de la mano de obra) produjo el 63.5% del producto (INEGI). Tan simple como hacer más con menos.

Sin embargo, cabe reflexionar que este radical cambio de campesinos a empresarios del deporte no se puede dar sin un mercado grande y pudiente, capaz de pagar, entre 22 jugadores, alrededor de 1,000 pesos por partido. Y es ahí donde nace mi preocupación: ¿que queda para los agricultores del resto del país donde trabajar la tierra sólo es rentable gracias a los subsidios gubernamentales? ¿Migrar?, ¿sembrar marihuana?

Imaginen un programa gubernamental que tenga un subsidio que compense a los agricultores del balón por los efectos positivos que genera entre la población jugar futbol. Matamos varios pájaros de un sólo tiro: aumentamos el poder adquisitivo de los campesinos, reducimos nuestros índices de obesidad y aumentamos la probabilidad de encontrar –perdido entre el México rural– a otros 10 Chicharito y ganar un campeonato del mundo.

Ustedes, ¿qué opinan?

Por Humberto Fuentes.

@el_mas_aca

Anuncios

Un pensamiento en “AGRICULTORES DEL BALÓN

  1. Muy buen dia mi estimadisimo pseudotocayo primero que nada permiteme felicitarte por este espacio que esta bastante interesante. Con respecto al tema me parece una gran idea, pero hay que tomar en cuenta varios factores: el primero que me parece medular; si subdias al campesino este tiende a dejar de realizar otra actividad economica hablando por su puesto en un sentido general,, me parece que seria bueno condicionar este apoyo a que sigan invirtiendo en la agricultura, que se les devuelva el favor con trasporte para su producto, abono, semilla, y sobre todo que exista una regulacion que les permita obtener un margen de ganancia en igualdad con las empresas que distribuyen o bien procesan su cosecha, porque sabemos que existe una cantidad desproporcionada entre lo que se le paga al agricultor y la venta al menudeo, otro factor es que las localidades rurales en provincia no son de muy facil acceso lo que dificultaria el poder realizar estas ligas, a muchos no nos gusta batallar.
    Como ultimo comentario y sabiendo de antemano mi falta de instruccion en la materia concidero que si bien mencionas la poca productividad economica del sector primario creo que es necesario seguir invirtiendo en ella por otras razones, como la ecologica y el seguir fomentando el tener una alimentacion con la menor cantidad de procesos, (hay que recordad que nuestra cocina es patrimonio de la humanidad) ademas de ser muy sabrosa es altamente variada gracias a que en mexico puede cosecharse una inmensidad envidiable de frutas y vegetales. o que opinas primo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s