Role Models

“You’re born alone and you die alone and this world just drops a bunch of rules on top of you to make you forget those facts. But I never forget. I’m living like there’s no tomorrow, because there isn’t one.”

-“Naces sólo y mueres sólo y este mundo te echa encima un montón de reglas para que olvides esos hechos. Pero yo nunca olvido. Yo vivo como si no hubiese mañana, porque no lo hay”-

Don Draper (Mad Men)

De niño quería ser como mi padre.

Cuando cumplí 10 años descubrí  a aquellos seres que tenían súper poderes. Eran individuos  invencibles con súper fuerza; velocidad; habilidades sobre humanas puestas al servicio del hombre común. Durante esta segunda década de mi vida, quise ser un súper héroe.

En mi adolescencia y adultez temprana, conocí a Gandhi y Nelson Mandela. Personajes que determinaron su identidad y su legado bajo un imperativo categórico. También quise ser como ellos.

Hoy no quiero ser un súper héroe, no quiero sufrir lo que Mandela y ya soy más como mi padre de lo que me puedo dar cuenta. Hoy, quiero ser un narcisista.

¿Por qué?

Di la vuelta a la esquina del cuarto de siglo y me encontré a unos muy llamativos role-models que bien podrían haber sido creados por Lipovetsky para ilustrar su teoría de “la era del vacío”: Draper, Harper, Moody, Stark y Stinson (Mad Men, Two and a Half Men, Californication, Iron Man, How I Met Your Mother).

Los modelos a seguir cambiaron. El mundo postmoderno nos empacha -a través los medios masivos de comunicación- de la nueva legitimidad social; de nuevos valores hedonistas, indiferentes, cínicos y personalistas; del narcisismo social.

El homo psicologicus vive aquí y ahora, caminando por el mundo un día a la vez sin historia ni tradiciones, siempre cazando y asesinando a cualquier tabú que se le presente. Este nuevo humano asimila, internaliza y admira a personajes decadentes que lo reflejan y que al mismo tiempo le recuerdan lo que quiere ser…

Sí, los modelos a seguir cambiaron y, ¿¡cómo no amarlos!?

Hank Moody bien podría ser  Charlie Harper, Donald Draper, Tony Stark o Barnie Stinson cualquier día de la semana. Todos ellos podrían ser la misma persona. Misóginos, alcohólicos, fumadores, infantiles y autodestructivo, estos personajes son el modelo de éxito de un hombre en su cuarta década de vida (sí, los treinta). Son carismáticos, inteligentes, atractivos, adinerados, respetados y poseedores de todos los adjetivos que en sociedad de hoy ama y admira.

Al final del día no recuerdo a mi padre, he olvidado a Superman y desconozco la importancia Gandhi. Sin embargo, si alguna enseñanza de vida para este mundo post moderno puedo compartir con ustedes de alguno de los nuevos modelos a seguir, es la siguiente: “Suit-up”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s