La presidencia por un voto: Swing Vote

¿Qué harías si un día te das cuenta que la elección presidencial quedó empatada y de ti depende el voto que defina el futuro político de tu país?

Esta es la premisa de Swing Vote, una película que en principio se perfila como un drama al presentarnos a Bud Johnson, un apático personaje representado por Kevin Costner que pasa su vida en pueblo perdido en el sur de EUA, carente de intereses de cualquier tipo.

Sin embargo, todo cambia cuando por una serie de circunstancias, él se convierte en el único votante de una inédita segunda vuelta electoral tras el empate de ambos candidatos a la presidencia. Entonces Bud pasa de ser un “don nadie” a convertirse en el actor pivotal de la democracia, principal personaje de su país y mejor amigo de los dos candidatos presidenciales, un idealista Senador Demócrata y un pragmático presidente republicano.

Poco a poco el drama se torna en una divertida  y satírica comedia cuando los candidatos en busca de la elección caen en el absurdo al intentar ganar la simpatía de su único elector por todos los medios.

Independientemente de a quién haya elegido Bud para ser el próximo presidente del país más poderoso del mundo, como mexicano en situación de estrés post electoral, quiero saber cómo habrían resuelto el conflicto que seguramente siguió a una elección tan cerrada (porque nadie que haya invertido tiempo, dinero y esfuerzo en una elección, se va sin una buena pelea ante un margen de ciencia ficción).

Y, ¿qué habría pasado si esto hubiera sucedido en México? Aunque, si lo pensamos, tal vez ya lo sabemos:

 

Recordemos:

julio, 2006, cifras oficiales:

Felipe Calderón 15 millones, 284 mil votos 35.89%
Andrés Manuel López Obrador 14 millones, 756 mil 350 35.33%

Esto es, la diferencia oficial entre el primero y segundo lugar fue de .44%. Es decir, por cada 100 votos que oficialmente obtuvo Felipe Calderón, Andrés Manuel López Obrador obtuvo 99.56 votos… un margen de error demasiado cerrado cuando eres el que va perdiendo.

En la democracia se gana o se pierde por un voto; sin embargo, en un juego en el que el ganador se lleva todo, en lo que a diferencias se refiere, el tamaño sí importa…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s