CORTO, CORTO, LARGO

El jurado ha tomado una decisión. En un ritual famoso por su repetición, las dos finalistas del concurso de belleza se toman de la mano mientras el conductor abre el sobre que contiene el nombre de la ganadora. Acto seguido, la triunfadora abraza al segundo lugar y avanza hacia su coronación. Sólo una de las dos está reconocida para llorar. Irónicamente no es la que quedó en segundo lugar, sino quien ganó el certamen. Por ejemplos como éste, durante mucho tiempo se pensó que la expresión de las emociones estaba constreñida por las normas sociales.

Sin embargo, en la década de los setenta, Paul Ekman contradijo esta teoría. En su experimento, pidió a los miembros de la tribu Fore de Papúa-Nueva Guinea que identificaran las emociones de personas retratadas en algunas fotografías. Gracias a la precisión de sus respuestas, Ekman demostró que existe una serie de expresiones faciales universales asociadas con algunas emociones básicas, independientes a la cultura. Como consecuencia de este hallazgo, desarrolló una teoría completa sobre las emociones y su representación no verbal (Ekman detectó las mentiras de Clinton en el caso Lewinsky antes que nadie y sirvió como inspiración para el personaje de Dr. Cal Lightman de la serie Lie to me).

Jon Elster en su libro Egonomics, intenta empatar ambas posturas. Él propone que los individuos internalizan las normas sociales mediante dos emociones universalmente conocidas: la culpa y la vergüenza. La primera es la incomodidad interna por no comportarse como se espera, la segunda es la aversión a ser rechazado públicamente por no seguir las normas sociales. La acción individual estará determinada por cómo se resuelven las tensiones entre deseos, culpa y vergüenza.

Recapitulemos: el segundo lugar del certamen de belleza posiblemente tenga el deseo de golpear a la ganadora; sin embargo sentirá una tremenda vergüenza si no la abraza y sonríe, además que después de hacerlo posiblemente sentirá culpa por atacar a una compañera de profesión. Después de todo, un segundo lugar no es nada despreciable y, seguramente, éste no será el último concurso de belleza en el que participe.

En cambio, después de la elección de 2006, AMLO no podía abrazar y sonreír ante quien durante seis meses le llamó un peligro para México. Hacerlo, le habría avergonzado terriblemente ante sus simpatizantes; la culpa que pudo sentir por no verse triunfador se concentró en el enemigo constante: la mafia que le robó la presidencia. En ese escenario, ser segundo lugar era lo mismo que no haber participado y, seguramente, nunca más habría una posibilidad tan grande para ganar la presidencia.

Si la votación confirma lo predicho por todas las encuestas, confío en que este escenario no se repetirá en 2012. En esta elección –salvo en las últimas semanas– no ha habido una campaña abierta de denostación a la candidatura de AMLO. Sus electores son más independientes, por lo tanto, menos propensos a seguirlo incondicionalmente. Aunque los deseos del tabasqueño ante una derrota lo impulsen a presumir fraude, en esta ocasión, la culpa y la vergüenza están del lado del puntero en las encuestas.

Si Enrique Peña Nieto gana, Angélica Rivera –ganadora del Rostro del Heraldo en 1987– tiene la clave para mantener la estabilidad política del país. Como si fuera un certamen de belleza, la primera persona con la que se debe compartir el triunfo, es con el segundo lugar (no sólo para que se sienta culpable si intenta un ataque, sino para que los espectadores –especialmente sus simpatizantes– esperen que reconozca los resultados). El modelaje profesional, como la democracia, deben ser pensados como actividades de horizonte lejano. El reto de esta elección para los mexicanos es entenderlo.

Corto, corto… largo.

Humberto Fuentes

@el_mas_aca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s