“Una ficción basada en la realidad: Colosio, El Asesinato”

Carlos Bolado ofrece en este thriller una alternativa cinematográfica ante una pregunta que recurrentemente los mexicanos nos hemos planteado desde hace casi dos décadas y que, afirma, “debe formar parte de nuestra memoria colectiva”: ¿Quién mató a Colosio?

Esta “historia de ficción” nos presenta a Andrés, un especialista en inteligencia que recibe el encargo por parte de un “licenciado” -muy cercano al presidente de la república- de descubrir quién está detrás de la muerte del candidato presidencial del partido en el poder.

Basada en hechos reales, la narrativa de este proyecto se ambienta en las horas y semanas siguientes al atentado sucedido en Lomas Taurinas y salta de manera muy inteligente entre la realidad y la ficción de personajes y situaciones que a todos nos resultan familiares por el impacto que el asesinato de Luis Donaldo Colosio sigue teniendo en el país. Producto de una exhaustiva investigación de los documentos oficiales del caso y notas periodísticas, la película ha logrado estremecer a más de uno por su crudeza.

Esta película que en su primer fin de semana recaudó casi 11 millones de pesos en taquilla, hizo un polémico debut en las salas mexicanas a poco menos de un mes de la elección presidencial de este año y se suma a una serie de situaciones y respuestas de la sociedad civil de  los que el candidato puntero y su partido no han logrado salir bien parados.

Debido al contexto en el que sale al público y su polémica temática, es imposible dejar de recordar “La Ley de Herodes”, una divertida película que se estrenó a 5 meses de la elección presidencial de hace 12 años y que para algunos, ayudó de cierta manera al cambio de facto de régimen al exponer la forma de hacer política en este país, “a ley y pistola”, como era su título original.

Más allá de burdas obviedades, tal vez lo interesante entre ambas películas es que la Ley de Herodes tuvo que ser programada de manera ilegal para su exhibición en un par de salas en un intento por evitar su difusión entre el público y que la polémica generada por la misma derivó en la renuncia de Eduardo Amerena, ex director del Instituto Mexicano para cinematografía.

Más de una década después, sin embargo, “Colosio: El Asesinato” que hiere más que unas cuantas susceptibilidades durante un importante periodo electoral, ha recibido apoyo de del Imcine, un organismo público descentralizado del gobierno federal que impulsa el desarrollo de la actividad cinematográfica nacional.

Ya sea por un avance en la vida democrática de nuestro país, por intereses de partido o por cosas del destino, lo importante es que no nos perdamos esta interesante y producción que logra algo que el cine mexicano ha explorado muy poco,  producciones de ficción basadas en hechos reales que de manera inteligente lleven a reflexionar sobre sucesos que cambiaron nuestro país.

Como muchas preguntas para las cuáles no esperamos respuesta, Colosio: el asesinato resulta un buen sacia morbos, oxígeno para la memoria y hasta testimonio para las nuevas generaciones de electores que pueden desconocer este hito en la historia de nuestro país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s